El Buho y La Ardilla

  • buho_y_ardillaPorque estas recogiendo esas nueces de ese árbol y las amontonas sobre las raíces – preguntaba el búho a la ardilla.
  • Amigo búho, estamos a finales de Otoño y pronto llegará el Invierno. La nieve llenará esta pradera y ya no habrá nueces. Es por eso que las que las guardaré en los almacenes de nuestras cuevas. Así, podremos alimentarnos hasta que llegue la primavera. Tú puedes hacer lo mismo –

 

  • Cuando llegue el invierno yo me iré a otro lugar donde no hay nieve y la temperatura es agradable. Me iré a las islas del Caribe. No tengo que trabajar. Me pasearé por la arboleda y por sus hermosas playas. Me sentiré como un turista – dijo el búho.

Después de estar unos días de estos hermosos paisajes el búho escuchó por la radio que el huracán Hugo se acercaba a las islas del Caribe. Fuertes lluvias y ráfagas de viento de 120 millas por hora.

Una paloma mensajera de la cruz roja vio al búho visitante y se acercó a él. (more…)

Read More

El Guacamayo, El Ñandú y La Bruja

nandu bruja guacamayoHabía un ñandú que estaba caminando por la Patagonia cuando de pronto vio que había llegado un circo. Su curiosidad lo llevo a asomarse a unas de las carpas donde había una gran variedad de animales amaestrados. Notó que había un grupo de personas que observaban a una hermosa ave de plumaje colorido.

Era un Guacamayo del Amazonas.

El público lo acariciaba y le hacían regalos de racimos de uvas y fresas impresionados por su singular belleza.

Más tarde el ñandú fue a ver a su familia y les conto de este hermoso ave. Según les iba contando notaba que algunos se sentían tristes porque el plumaje de ellos era color gris oscuro. El ñandú quería también un plumaje espectacular como el que había visto.

Uno de sus parientes le comento una vez de una bruja que ayudaba a cambiar el físico de algunos animales que no se sentían a gusto. El ñandú decidió ir a ver a la bruja de la Patagonia.

Esa noche soñaba con ese hermoso plumaje. Al otro día salió temprano a ver a la bruja. Al llegar a una pequeña casa, toco la puerta y la bruja le preguntó;

  • Quien se atreve a molestarme? ¿Qué quieres? –

El ñandú le conto lo que había visto. Después de haber escuchado sobre los colores del guacamayo esta le preguntó; – ¿en que te puedo ayudar?

  • Yo quiero tener las plumas de colores como lo tiene el guacamayo – le dijo el ñandú.
  • Eso no es tan fácil – contentó la bruja astuta – pero si me pagas 200 doblones te puedo convertir en un ñandú guacamayo –

El pobre ñandú le trajo el dinero al día siguiente. Espero que la bruja procediera a convertirlo en ave con plumas de multicolores. Sin él saberlo, la bruja busco a un pintor argentino que se dedicaba a pintar plumas. (more…)

Read More

Pequeñin

Pequeñin
Pequeñin

En un barrio humilde en Lima, Perú, cerca de la plaza Dos de Mayo, había una casita de madera. Cruzando la calle estaba la escuela elemental a la que asistí de pequeño.

En la casita de madera vivía una familia recién llegada del pueblo de Yungay, Los Quispes. Don Eddie Quispe, su esposa Juanita e hijos; Judith de 5 años y Pequeñin de 3 años.

Era el año escolar del 1936 y los padres de Judith la enviaron a estudiar a la escuela cercana. Su hermanito se quedaba llorando al quedarse solo y cuando su hermanita regresaba a casa, cogía los libros y libretas de su hermana y empezaba a jugar con ellos. Un día se fue caminando detrás de su hermana, llorando hasta la escuela. Al verlo, la profesora, le pregunto ¿Por qué lloras?

  • Yo también quiero estar con mi hermanita y jugar con los libros – dijo el niño. Sorprendida la profesora habló con Don Eddie y la madre del niño.
  • Para que el niño no se sienta solo pueden dejarlo que acompañe a su hermanita a la escuela jugando en el patio hasta que ustedes lo recojan – dijo la profesora.

La opinión de la profesora fue aceptada por don Eddie y desde entonces iban juntos a la escuela.

En la escuela, Pequeñín era muy querido por los profesores y por todos los niños del salón. Pequeñín era un niño muy inteligente que en vez de quedarse jugando empezó a estudiar haciendo las asignaciones que los otros hacían.

Cuando ya tenía 4 años, ya sabía leer, escribir y era muy respetuoso con sus amigos. Todo el mundo lo quería en el salón de clase.

El Manatí

Un día se paró un camión con muchas jaulas frente a la escuela y el chofer del camión se bajo y entro a la escuela llevando una jaula para la directora. En ella iba un loro con un plumaje de muchos colores que al verlo los niños le preguntaron a la profesora que de donde era tan hermosa ave. La profesora se sintió cautivada por esa curiosa pregunta y respondió;

  • ! Niños, niñas! este es un loro que habla. Es un guacamayo nacido en Loreto en la región de la selva del Perú –

Curiosos los amigos de Pequeñín empezaron a preguntarle al guacamayo.

  • Pareces un arco iris con tanto colores – le dijo Calabasín
  • Báñate gordito – le respondió el loro.

Pequeñín le hizo otra pregunta

  • ¿Por qué eres tan hablador? –
  • Aprendí de tu abuela – contesto el loro y todos los niños empezaron a reírse.

(more…)

Read More

Shopping cart

0
image/svg+xml

No products in the cart.

Continue Shopping