Pinocho

Geppetto, un pobre tallador de madera anciano, estaba haciendo un títere de una rama de un árbol.

– Usted será mi niño, – dijo a la marioneta – , y te llamaré ‘Pinocho’ –

Trabajó durante horas, tallando cuidadosamente cada detalle. Cuando llegó a la boca, el títere comenzó a hacer muecas a Geppetto. – “¡No, niño travieso,” – Geppetto reprendió, – Deja de hacer eso de una vez! –

– No voy a parar! – gritó Pinocho.
– Usted puede hablar! – exclamó Geppetto.
– Por supuesto que puede, tonto – dijo la marioneta. – “Me has dado una boca para hablar.”

Pinocho se puso de pie y bailando sobre la mesa él gritó. – “Mira lo que puedo hacer!” –

– Pinocho, este no es el tiempo de bailar”, – explicó Geppetto – “Tienes que descansar por la noche. Mañana empezaras la escuela con niños reales. Aprenderás muchas cosas, incluyendo cómo se comportan”.

En su camino a la escuela en la mañana siguiente, Pinocho se detuvo a ver un espectáculo de títeres.

– Yo puedo bailar y cantar mejor que los títeres y no necesito cadenas “, – se jactó de Pinocho.

Subió al escenario.

– ¡Fuera de mi escenario – rugió el maestro de marionetas – Entonces se dio cuenta de lo mucho que la gente le gustaba Pinocho. Él no dijo nada y dejo que Pinocho se quedara.
– Pinocho, te has ganado cinco monedas de cobre. Toma estas monedas y vete directamente a tu casa – dijo el maestro de marionetas. Pinocho puso las monedas dentro de su saco.

Pinocho no fue muy lejos antes de encontrarse con un zorro cojo y un gato ciego. Sabiendo que Pinocho tenía dinero, pretendieron ser su amigo.

– Ven con nosotros. Vamos a enseñarle a su vez las piezas de cobre en oro-insistió el gato furtivo.

– Queremos ayudarle a ser rico. Planta de sus monedas debajo de este árbol mágico. En un par de horas se convertirán en oro – dijo el Zorro –

– Muéstrame dónde – dijo Pinocho con entusiasmo.

El gato y el zorro señalaron un pedazo de tierra suelta. Pinocho cavó un agujero y colocó el saco en el hueco, luego marcó el lugar con una piedra.

– ¡Espléndido! – exclamó el Gato – Ahora vamos a ir a la posada para la cena.

 

Después de la cena, el zorro y el gato, que en realidad no eran cojos o ciegos, rápidamente se coló lejos y se disfrazaron como ladrones. Se escondieron en el árbol esperando que Pinocho volviera para desenterrar el dinero. Después de que  Pinocho desenterró las monedas, el gato y el zorro se abalanzaron sobre él.

– Danos el dinero! – le ordenaron. Pero Pinocho coloco el saco de dinero entre sus dientes y se resistió a darles el saco a ellos. Una vez más le ordenaron – Danos el dinero! –

El hada guardián de Pinocho, que estaba vestida de azul y tenía el pelo azul, envió a su perro, Rufo, a perseguir a el zorro y el gato fuera del alcance de Pinocho.  Ella ordenó a Rufus que llevara a Pinocho a su castillo.

– Por favor, siéntense – dijo el hada a Pinocho.

Rufus mantiene un ojo abierto para ver lo que estaba pasando.

– ¿Por qué no fuiste hoy a la escuela? – preguntó el hada con una voz dulce

– Sí – contestó Pinocho -. En ese momento, su nariz salió disparado como una rama de un árbol. – ¿Qué pasa con mi nariz? – exclamó.

– Cada vez que dices una mentira, su nariz crecerá – contestó el hada – Cuando digas la verdad se reducirá – dijo el Hada Azul.

– Pinocho, sólo puede convertirse en un niño de verdad si aprendes a ser valiente, honesto y generoso –

 

El Hada Azul le dijo a Pinocho a fuera a su casa y no detenerse por ninguna razón. Pinocho trató de recordar lo que dijo el Hada Azul.

En el camino a su casa se encontró con algunos niños. – Ven con nosotros – dijeron los muchachos. – Sabemos de un lugar maravilloso lleno de juegos, tortas gigantes, muchos dulces, y los circos.-

Los niños no sabían que si eran malos, se convertirían en burros y entrenados para trabajar en el circo.

No pasó mucho tiempo antes de que los chicos comenzaran a convertirse en burros. – Eso es lo que le sucede a los niños malos – gruñó el maestro del circo a la vez que lo hizo saltar Pinocho a través de un aro.

Pinocho sólo podría crecer orejas de burro, los pies y la cola, porque era de madera. El maestro del circo no podía venderlo a cualquier circo. Lanzó a Pinocho en el mar. En el instante en que Pinocho golpea el agua, la cola de burro se le cayó, y sus propios oídos y los pies regresaron. El nadó durante un tiempo muy largo. Justo cuando él no podía nadar por más tiempo, fue tragado por una ballena grande. – Está oscuro aquí – dijo con miedo Pinocho.

Pinocho se mantuvo flotando en el fondo del estómago de la ballena. – ¿Quién es la luz? – preguntó Pinocho, a la vez que su voz hacía eco.

– Pinocho, ¿eres tú? – preguntó una voz cansada.
– Padre, que estás vivo! – Pinocho gritó de alegría. Él ya no sentía miedo. Pinocho, ayudó a Geppetto a construir una balsa lo suficientemente para que cupieran los dos. Cuando la balsa se terminó, Pinocho le hizo cosquillas a la ballena.
– Abrázame fuerte, Padre. Cuando la ballena estornude, él nos estornudara fuera de aquí! – gritó Pinocho.

Por fin en casa, Geppetto metió a Pinocho en su cama y le dijo; – Pinocho, hoy has sido  valiente, honesto y generoso. Tú eres mi hijo y Te amo –

Pinocho recordó lo que el Hada Azul le dijo; – Padre, ahora que me he probado mi valor, estoy esperando que algo suceda – susurró mientras se quedó dormida.

A la mañana siguiente Pinocho bajó corriendo las escaleras, saltando y agitando los brazos. El corrió a Geppetto gritando, – ¡Mira padre, yo soy un niño de verdad! –

cuento clasicos pinocho

Este cuento de Pinocho ha sido obtenido de; cuento de Pinocho

Cuentos Infantiles Parecidos:

Un comentario en “Pinocho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>